lunes, 14 de febrero de 2011

Resumen del tema 5: Generación del 98

Introducción
En 1898 Estados Unidos derrota a España. Esto implica que España concederá independencia a Cuba y cederá Puerto Rico y Filipinas a Estados Unidos. En 1902, Alfonso XIII alcanza su mayoría de edad, mientras el país atravesaba una seria crisis. Con el desastre del 98 se inicia en España una crisis de la conciencia burguesa. La actitud de los intelectuales es de rebeldía.
En este estado de cosas iba a arraigar en un grupo de escritores un movimiento ideológico y estético que hoy conocemos como Generación del 98.

1. Nombre de “generación del 98”
El nombre de generación 98 fue propuesto por Azorín en unos artículos de 1913 para referirse a escritores que tenían en común un espíritu de protesta y un profundo amor al arte. Se trataba de Unamuno, Azorín, Baroja, Maeztu, Valle Inclán y Antonio Machado.
Baroja, en cambio, niega la existencia de le generación.
Según Petersen para que exista una generación literaria es necesario:
• homogeneidad de educación;
• relaciones personales entre sus miembros
• acontecimiento o experiencia generacional;
• existencia de un jefe, guía, de maestro;
• anquilosamiento o falta de vigencia de la generación anterior.
Salinas afirma que estas condiciones se cumplen en los miembros del 98.

2. Características de la generación del 98
- Ven en la frivolidad el peor defecto de los años de la Restauración. Les “duele” la triste realidad española. Sin embargo, miran confiadamente el futuro y se esfuerzan en crear con sus libros un nuevo espíritu y una España mejor.
- Un espíritu individualista les hace adoptar una postura lírica y subjetiva ante las cosas. Prescinden de las ideas tradicionales, forjan un estilo y una imagen de España puramente personal. De ahí el choque con la sociedad de la época y la crítica de la realidad circundante.
- El tema fundamental de la generación es el problema de España tras el desastre del 98. Para solucionarlo propusieron, en un primer momento, «europeizar España». Posteriormente, decidieron ahondar en las raíces de lo español y hablaron de «españolizar Europa». Para llegar a la verdadera esencia de España se valieron del paisaje, de la historia y de la literatura.
• Ven en Castilla el núcleo de la nación española. Esto explica la presencia del paisaje castellano en sus obras, donde se proyecta el espíritu del autor, como ocurre en Campos de Castilla de Antonio Machado.
• Reflejo del alma española es, además la historia, pero no la de las grandes gestas, sino la historia íntima, la “intrahistoria”, como dice Unamuno, en la que se manifiesta la verdadera esencia del pueblo español.
• En cuanto a la literatura, la atención se dirige hacia los primitivos medievales (Berceo, Hita, Manrique), hacia clásicos olvidados (Góngora, Gracián) o hacia los que, como Larra sintieron hondamente a España.

- El objetivo real de llegar a la solución del problema español es conseguir un sentido a la vida. Los temas existenciales y religiosos preocuparon a los del 98. Destaca su obsesión por el paso del tiempo, la muerte, el sentido de la existencia, etc.

3. Estilo noventayochista
- La generación del 98 rechazó, en general, la retórica anterior. Frente al objetivismo del Realismo del siglo XIX, se muestran subjetivos y utilizan el lirismo. Cargan el acento en la expresión de las resonancias intelectuales o emotivas que las cosas provocan en la intimidad del autor.
- Consecuencia del fuerte subjetivismo de estos escritores es el hecho de que cada uno de ellos presente un estilo personal claramente diferenciado del de los demás.
- En cuanto al estilo, se proclama la necesidad de la vuelta a la sencillez, a la sinceridad, a la frase viva y expresiva. Los autores usan palabras tradicionales rescatadas del pueblo, a las que denominan terruñeras.
- Destacan sus innovaciones en los géneros literarios, como las “nivolas” de Unamuno o el esperpento de Valle Inclán.

4. Influencias
- Los noventayochistas procuran conocer la cultura europea. Por eso, son tan notables las influencias extranjeras. Pesó bastante la literatura que impregnaba a fin de siglo el ambiente europeo: Ibsen, Schopenhauer, Nietzsche, etc.
- Podrían darse además: Kierkegaard (para Unamuno), Montaigne, Flaubert (para Azorín), Dickens, Nietzsche (para Baroja) …
- Al mismo tiempo que los extranjeros influyeron los españoles. Destaca así también el fervor con que se interpreta El Quijote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada